lunes, 19 de junio de 2017

El Apocalipsis de la Atlántida

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy me paso por aquí para dejaros mi humilde opinión sobre una de mis últimas lecturas. Se trata del cierre de la trilogía de la Atlántida, El Apocalipsis de la Atlántida, de Thomas Greanias (podéis leer la reseña de la primera parte aquí y de la segunda parte aquí).

El arqueólogo Conrad Yeats descubre en los restos de un submarino nazi hundido el impactante legado que dejó Adolf Hitler de su búsqueda de la Atlántida. Sepultada bajo el agua, en el corazón del buque espía del Tercer Reich, permanecía la clave de una antigua conspiración, una intriga que llega hasta los más altos niveles de los gobiernos más relevantes. Este fatal descubrimiento lanza a Yeats a una carrera mortal por todo el Mediterráneo, perseguido por los asesinos de una organización internacional que no se detendrá ante nada con tal de iniciar un armagedón global que reviva un imperio. Y solo Serena Serghetti, la bella lingüista del Vaticano a la que él siempre ha amado, puede ayudarlo a salvar al mundo del apocalipsis de la Atlántida.



Al poco de pedir la segunda parte me pedí ya la tercera porque sabía que iba a querer acabar esta trilogía, sí o sí, y más cuando la segunda me gustó tanto tanto.

La novela sigue la estructura de sus antecesoras y empieza ya en materia, con Conrad haciendo de las suyas, buceando en busca de un buque del Tercer Reich; y ya aquí tenemos contacto con el antagonista de la historia y conocemos ya el núcleo de la novela, qué busca todo el mundo.

No quiero contar demasiados detalles, no quiero hacer spoilers, pero si leísteis las dos entregas anteriores, os podréis hacer una idea de por dónde van aquí los tiros y de los trucos que Yeats se saca de la manga para conseguir sus objetivos.

Como puntos positivos de la novela destaco el ya estar familiarizados con los personajes y sus modus operandi, con el propio ritmo de la historia, con la estructura que nos vuelve a presentar el autor. Pero, en mi opinión, tiene un gran punto negativo que, a medida que iban pasando los días, se me iba haciendo más grande: el final. Me pareció lo peor de toda la saga y es una pena, porque es el ‘último’ recuerdo con el que te quedas; para mí, este desenlace empaña el resto de la novela y, en cierta medida, un poco el conjunto de entregas. Si hubiese terminado cinco páginas antes, me hubiese encantado, peeero es lo que hay.

Aun así, es una saga que en conjunto me gustó mucho, me desconcertó el primer libro porque esperaba otra cosa, como os comenté en su momento, pero una vez pillado el truco la disfruté muchísimo y se me pasó volando.

¿Conocéis las aventuras de Yeats y Serghetti? ¿Qué opinión os merecen?


Hasta la próxima entrada   J

lunes, 5 de junio de 2017

Año Lector 2017

¡Hola!
¿Qué tal todo? Ayer fue día 4 de junio y, como cada 4 de junio pongo a cero mi contador de lecturas en lo que bauticé como Año Lector, y publico una entrada en la que hago recuento de las lecturas del último año. Por circunstancias de la vida ayer no pude publicar la entrada, pero aquí la traigo hoy…


Este año el número de lecturas bajó bastante en relación con otros anteriores, debido a que me centré más en mi tesis, quitando tiempo a la lectura de ocio, pero todo sea por una buena causa… El resultado son 13 novelas leídas (aish, algún día volverán a ser muchasJ), todas reseñadas en el blog y de las cuales os pongo algunas en una lista a continuación, con los enlaces a sus entradas, por si queréis echarles un ojo:

  • El camino de las sombras, de Brent Weeks; tengo pendientes las dos siguientes entregas, que pintan bien la verdad.
  • ¿Y después el bienestar?, de Francisco Tessainer; esta novela me la envió el propio auto, como ya hiciera en otra ocasión, para que la leyera y publicase mi opinión al respecto.
  • Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de tena; este libro fue un regalo que hice, un regalo boomerang, vamos a decir.
  • La chica del tren, de Paula Hawkins; todavía me queda por ver la adaptación cinematográfica de la novela, a ver qué tal.
  • Vanderbilt Avenue, de Anna Casanovas; como siempre, cada año tiene que haber, sí o sí, algo de esta autora, que sabéis que es mi favorita.


Actualmente estoy leyendo Fundación, de Isaac Asimov, y decidí meterla en este recuento debido a que me quedan solo unas 50 páginas para acabarla, por lo que considero que pertenece más a este año que acaba, que no al nuevo que empieza…

Como veis, este año hubo poquita lectura, pero es que cuando el deber llama… espero que en próximos años pueda haber más novelas de las que hablaros. Por si queréis echar un vistazo, os dejo el enlace a otros Años Lectores, para que podáis cotillear de forma cómoda:

Por hoy me despido ya, toca empezar de nuevo la cuenta y desear que sea un buen año de lecturas… ¿Leísteis alguna de las que menciono?



Hasta la próxima entrada   J